La ciudadanía de Cataluña y de toda España estamos viviendo una escalada de tensión y confrontación, que está llevando a todos por una peligrosa pendiente de irracionalidad y fractura.
 
El gobierno y las instituciones del Estado tienen una enorme responsabilidad de haber llegado hasta aquí a causa de una absoluta falta de diálogo e iniciativa política durante 6 años. El gobierno español y en particular su presidente Mariano Rajoy, se han escudado detrás de los jueces y policías para encubrir su negativa a dialogar con los representantes del pueblo de Cataluña y con la misma sociedad catalana. Mientras que la ciudadanía de Cataluña mostraba de manera creciente su resistencia a seguir sometida a las agresiones de un PP recentralizador, el gobierno del Estado no ha mostrado ni una sola iniciativa real para revertir la espiral iniciada con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, que debemos recordar que fue impulsada por el PP al quedar en minoría política en el Parlamento de Cataluña y en el Congreso de Diputados.
Las últimas acciones contra una parte del pueblo de Cataluña que ejercía su derecho a opinar y expresarse el pasado 1 de octubre, en una consulta que no tenía garantías democráticas y por tanto ninguna validez jurídica, han dado un salto cualitativo en la fractura social y emocional en Cataluña en desatar una violencia desproporcionada, gratuita e inútil sobre una parte de la ciudadanía de Cataluña que quería reclamar su derecho a votar y que en las jornadas posteriores ha expresado una justa indignación.
 
    El gobierno de la Generalitat, encabezado por Puigdemont, que no fue candidato a Presidente en las últimas elecciones planteadas como plebiscitarias, y no obtuvo la mayoría absoluta de votos, se está amparando en la llamada a la soberanía popular para encubrir su corrupción, sus continuos recortes y su sometimiento a la lógica de la Comisión Europea de destrucción de derechos sociales y laborales. Su gobierno ha buscado la escalada del conflicto, renunciando a una acción amplia en el Parlamento de Cataluña por el derecho a decidir y al Estatut, que requiere para su cambio de una mayoría cualificada de ⅔. Con este propósito han empleado la televisión y radios públicas de Cataluña para promover su proyecto independentista sin permitir un debate democrático con otras posiciones y han promovido desde ellos una movilización que los protegiese de sus responsabilidades penales.
 
El pueblo de Cataluña no puede ser la carne de cañón que pague la incapacidad de uno y otro gobierno para resolver los problemas que con sus acciones y omisiones han generado. Los efectos de la represión no deben ser utilizados para justificar una nueva escalada de confrontación que profundice la fractura social dentro de Cataluña y entre los pueblos de España. No necesitamos más represión, ni mártires en ningún bando, sino más democracia.
Exigimos que el pueblo tenga la palabra. La consulta no ha tenido garantías democráticas, no puede ser vinculante, y por tanto no es aceptable ningún tipo de Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y exigimos que esta se detenga. Además no se puede ignorar que tendría graves efectos económicos, sociales y políticos. Del mismo modo es absolutamente improcedente y rechazable la intervención de Felipe de Borbón, que haciendo dejadez de su papel de árbitro institucional, se ha lanzado a justificar una posible acción autoritaria del Estado sobre las instituciones de autogobierno de Cataluña. La activación del artículo 155 u otras medidas pueden tomar una concreción de extrema violencia, visto el fracaso de las medidas coactivas utilizadas el 1 de octubre. Sin duda a medio plazo serían el final de la monarquía, pero a corto plazo un dolor y un colapso de la vida democrática inaceptable en el siglo XXI, cuya parte peor parada sería el pueblo de Cataluña, pero no la única en ver recortados derechos y libertades.
Hay una salida dialogada, racional, que construya consensos de amplias mayorías y no de mitad contra mitad de la ciudadanía, de pueblo contra pueblo. Desde una postura radicalmente cívica, exigimos devolver la palabra a todo el pueblo de Cataluña para que decida sobre su futuro mediante un referéndum en condiciones, con libertad de expresión, con un acceso no partidista a los medios de comunicación y bajo la soberanía del un Parlamento de Cataluña que busque amplios consensos, tal como establece el Estatuto de 2006. Un Estatuto, que recordemos, votó masiva y legalmente el pueblo de Cataluña.
Ante la incertidumbre que vivimos estos días reclamamos abrir todo tipo de mediación y diálogo que nos alejen del precipicio y la ruptura. Por eso hay que parar la DUI y el 155 y cerrar inmediatamente la escalada de violencia en que se han instalado los dos gobiernos y el Rey. Apelamos a la solidaridad y movilización de los pueblos de España para rechazar ser conducidos a una confrontación entre pueblos hermanos. Hay que movilizarse por la paz, el diálogo y la fraternidad entre pueblos. Llamamos a las fuerzas sociales y políticas auténticamente democráticas a desobedecer a un gobierno autoritario, a movilizar a la ciudadanía en solidaridad con las clases populares de Cataluña, evitando lecturas emotivas e irracionales que hacen el juego a todos los nacionalismos excluyentes.
Superada y detenida la crisis serán necesarias nuevas elecciones en Cataluña que pasen cuentas con un gobierno que a la vez que recorta, utiliza al pueblo para llevarlo una y otra vez a callejones sin salida, incrementando su sumisión e impotencia. Rechazamos toda estrategia política que reduce a la ciudadanía a objetos sometidos a líderes mesiánicos que reclaman un acrítico seguimiento.
Será necesaria la dimisión del gobierno de Rajoy y promover un gobierno del cambio que aborde las soluciones de todos los problemas reales y una solución democrática al conflicto nacional.
Convocamos a articular un amplio bloque democrático y social que ponga las bases de la apertura de un proceso constituyente que permita impulsar un proyecto federal de libre adhesión, avanzado socialmente, que garantice los derechos básicos al pleno empleo, la salud, la educación y recupere la plena soberanía económica y popular que puede hacerlos realidad.

Moviments i lluites

SAHARA. Miles de personas se manifestaron en Madrid para demandar la libertad del pueblo saharaui

Fue ayer. A partir de la 11:00 horas la marcha salió de la estación de Atocha para continuar su recorrido hasta la Puerta del Sol. Se demandó una “justa paz” para el Sahara Occidental y una intervención por parte de las instituciones internacionales.

Las cerca de setecientas personas que se manifestaron pidieron la libertad del pueblo saharaui y mostraron su repulsa al Rey Mohamed VI, así como al Gobierno español que, teniendo una enorme responsabilidad histórica, no mueve ni un solo dedo para impedir la ocupación ilegal del territorio saharaui por parte de Marruecos.

La última colonia de África, exige que se celebre de una vez por todas el referéndum de autodeterminación acordado hace años en la ONU.

Leer más...

Política i Memoria

El socialismo en la obra y la vida del Che

Las diversas biografías de que disponemos sobre Ernesto Che Guevara se han caracterizado por subestimar el estudio de su pensamiento a pesar de tratarse de una de las figuras históricas en quien la consecuencia entre sus ideas y su conducta se nos manifiesta con mayor fuerza. Se hace de notar la falta de una biografía intelectual que dé cuenta de la formación y evolución de sus ideas en los distintos contextos de su azarosa existencia y como parte inseparable de su extraordinaria personalidad.

Precisamente, un rasgo señalado por todos sus biógrafos ha sido su fuerte vocación intelectual, que finalmente se plasmaría en una brillante reflexión sobre la práctica y la teoría revolucionaria.

Leer más...

Internacional

Francisco Louça: “En Portugal el salario mínimo se ha subido un 20% y ha creado empleo”

El político y economista portugués Francisco Louça coordinó el Bloco Esquerra durante siete años. Ahora se encuentra en una segunda línea política, pero asesora y trabaja junto a partidos de izquierda para labrar estrategias y alternativas a las recetas de austeridad.

Muy crítico con la deriva neoliberal europea y el euro, explica a El Salto las medidas que está tomando Portugal para salir de la crisis contradiciendo las exigencias del FMI. Pero también avisa: "El fin del Quantitative Easing [el plan de compra de activos del Banco Central Europeo] provocará una nueva recesión en Europa".

Leer más...

Agenda

INTERVENCIÓN 1917. EL AÑO QUE SÍ HICIMOS LA REVOLUCIÓN

7, 8, 9, 14, 15, 16 y 17 de noviembre. Virreina LAB y Espai 4
Entrada gratuita. Aforo limitado

Martes 7 de noviembre. 19 h, Virreina LAB
TodoaZen y Konkret
SÓLO LA REVOLUCIÓN ES REVOLUCIONARIA (teatro)

Recreación libre de la noche anterior a la insurrección armada de octubre de 1917 contra el gobierno de Kérenski. Las discusiones entre Lenin, Kaménev, Trotsky, Kollontay, Stalin y otros bolcheviques muestran las tensiones, las dudas y las certezas en torno a una acción que compromete el proyecto de la revolución rusa iniciado en febrero de ese mismo año. El montaje combina las técnicas del teatro dramático y otras formas performativas contemporáneas.

Leer más...

Informació

El factor de sostenibilidad, nuevo engaño fiscal para pensionistas

Las pensiones, las cotizaciones sociales e ingresos fiscales necesarios para cobrarlas deben estar garantizados y no amenazados por comités de sabios que recomienden correcciones para reducir su cuantía. Que es lo previsto para 2019 cuando el factor sostenibilidad recorte las cuantías máximas de las pensiones.

Es evidente que la reciente evolución precaria del empleo en cantidad y calidad con sus correspondientes reformas (estructurales las llamó eufemísticamente el gobierno) castiguen los ingresos por cotizaciones sociales (i). Éstas, recaudadas por agentes activos del mercado de trabajo, asalariados y empresas, sobre todo, financian el sistema de seguridad social de dependencia, el retiro por jubilación, una de las formas de reparto generacional de las pensiones.

Leer más...

Documents

El ciclo político del agua: caudales turbulentos

El curso del agua es un indicador de buena parte de las patologías de la vida política. Llama la atención la preocupación que la corrupción suscita en las encuestas y la falta de una respuesta proporcional a ella. Tres elementos ayudan a explicar esta esquizofrenia. El primero es la insuficiente respuesta institucional, en parte porque la misma corrupción no recibe el tratamiento que merece en el Código Penal, donde los delitos de cuello blanco son habitualmente low cost. El segundo remite al paradigma económico vigente: la corrupción es virtualmente un efecto colateral de la trinidad neoliberal (desregulación, liberalización, privatización), como el too big to fail o la desigualdad. Por último, la corrupción es percibida generalmente como un delito sin víctimas; la externalización resulta tan exitosa que ni siquiera los perjudicados perciben cabalmente los costes,

Leer más...