Estamos asistiendo a la ceremonia de la confusión. A la utilización sesgada de la rabia popular orientada hacia objetivos imposibles. Hay que crear ruido de fondo, aunque eso amplíe la enorme fractura social que la campaña pro-referéndum está ocasionando.

La derecha catalana ha sabido generar un movimiento que no tiene nada de progresista ni mucho menos de izquierdas. Su base es la insolidaridad hacia el resto de los ciudadanos que no comparten sus premisas políticas y especialmente hacia el resto de las comunidades del Estado. Un movimiento que, al margen de circunstancias personales, apela al sentimiento de nación focalizando la atención en un enemigo común (el estado español y sus arquetipos) y utilizando un lema (el “volem votar” como expresión victimista). El movimiento hábilmente dirigido ahora se dirige a la búsqueda de una colusión[1], que no colisión, con el Estado.Hablamos de colusión por que la oligarquía, tanto la española como la catalana

(en realidad tienen la misma naturaleza y defienden intereses idénticos), tienen una cuestión que resolver, para ello necesitan tiempo y esperan ganarlo distrayéndonos con la idea de la Independencia exprés.

Si tenemos en mente la evolución del conflicto catalán, coincidiremos en que vivimos un tiempo de aceleración. Fue en enero del 2015 cuando Mariano Rajoy realizaba el primer viaje de un presidente español al principado de Andorra. El acuerdo más importante (hecho público) fue la eliminación de la doble imposición en Andorra y España para los empresarios de este paraíso fiscal. El segundo acuerdo, que violentaba a los grupos oligarcas catalanes enriquecidos a costa del saqueo de Cataluña durante casi tres décadas, fue la eliminación del secreto bancario en un proceso de regularización que se extendería hasta el 31 de diciembre del 2017. El ejecutivo andorrano, con la información recopilada de todas las cuentas depositadas elevaría esa información a los diferentes gobiernos de la UE. Posteriormente en enero 2018 se harían públicas tanto la lista de las fortunas que hubieran regularizado sus datos fiscales como las que no. En consecuencia, afloraría evidentemente el enorme nivel de la corrupción en Catalunya, de la que la familia Pujol y CiU son la punta del iceberg y que nada tiene que envidiar a la madrileña.

Un elemento vendría a confirmar este análisis. La primera ley que generaría la nueva República catalana es el control del poder judicial. Elegido directamente desde Presidencia. Tanto el futuro Tribunal supremo como los sucesivos escalafones en la judicatura serían nombrados a través de un sistema donde predominaría la jerarquía y la afiliación a la causa independentista. Las declaraciones del ex juez Santi Vidal y las amenazas del diputado Lluís Llach vertidas sobre las espaldas de los funcionarios públicos dibujan este horizonte. Se trataría pues de asegurar la impunidad futura de la casta dirigente.

Es a partir de ese momento, con la perspectiva de la eliminación del secreto bancario andorrano, cuando se acelera el proceso independentista. En 2015 se proponen unas elecciones que deberían ser plebiscitarias. Su fracaso (no consiguieron la mayoría en votos para poder justificar una proclamación de independencia) obligó a un cambio de dirección. La participación de la CUP se hizo imprescindible. A cambio de la cabeza de Más, la CUP daba apoyo a los presupuestos antisociales de Puigdemont. La naturaleza dual (la funcional y la profunda) de la CUP mostraba sus miserias. Hijos díscolos de la mediana burguesía catalana, anteponían el “futuro estado imaginario” a la realidad de una población terriblemente empobrecida. Se antepone lo étnico-sentimental al conflicto de clase. La cerrazón de Rajoy propició que la apuesta fuera más y más alta por parte del Independentismo catalán hasta alcanzar el paroxismo estos días.

El conflicto se resolverá de forma política; es decir, con cesiones por una u otra parte, que estarán definidas por la fuerza que cada uno de los contendientes sea capaz de mostrar. Muy pronto un sector nada desdeñable del catalanismo, que antes de ser patriota es conservador y “de orden”, iniciará el repliegue. La euforia independentista pasará en la misma medida que la proclamación de la República Independiente genere una respuesta más violenta por parte del Estado. La gran esperanza del Govern era que las imágenes de la “represión española”[2] hábilmente explotadas mediáticamente obligarían a Rajoy a sentarse a negociar en una posición de debilidad. La UE por el contrario. temerosa de un contagio continental. se tienta las ropas y ha acabado por apoyar al presidente del gobierno español.

Seguramente soy uno de esos centenares de miles que a partir del día 6 de octubre dejaremos de ser ciudadanos para convertirnos en súbditos. Poco importa que toda la vida esté enraizada a este país. Poco importa que hayamos pasado miedo, angustia, por los otros y los nuestros, cuando pagábamos con años de cárcel la defensa de las libertades nacionales de Cataluña. A partir de ahora se nos considerará parias en nuestra propia tierra. El Sr. Turull (Conseller d’ Interior) lo dijo con meridiana claridad en la toma de posesión de su cargo el 29 agosto 2017: nos acusó de no democráticos; es más, señaló que si no votábamos, se nos dejaba de considerar como ciudadanos y pasábamos a convertirnos en súbditos. Pero ni era el único, ni siquiera fue el primero. Unos años antes, el 25 de mayo del 2013, la señora Forcadell (actual presidenta del Parlament y tercera persona en el protocolo del país) señaló que los ciudadanos que no votemos igual que ellos no podemos considerarnos como catalanes. Otros han ido incluso más lejos, “Roma no paga traidores” espetó Mireia Boya, diputada de la CUP, al exigir el apoyo sin fisuras y ni matices de los “Comuns”; añadiendo después “Tenemos memoria y no os perdonaremos nunca”. Toda una declaración de intenciones. Conmigo o contra mí, el frentismo y el maniqueísmo como lema político.

La izquierda, obnubilada, pretendía convertir la votación del domingo en una movilización popular contra Rajoy de la que esperaban obtener réditos electorales. Al final se ha demostrado que muchos de sus dirigentes son independendistas con un cierto barniz progresista. Indignos e incapaces del puesto que ocupan. Puedes obtener un cierto nivel de reconocimiento siempre y cuando seas capaz de agrupar, organizar, bajo tus premisas y con un discurso alternativo a tus seguidores. No cuando la guía se deja en manos de tus enemigos de clase que utilizarán el enfado y la rabia en beneficio propio. La derechona catalana está –y ese es uno de sus objetivos fraccionando y empujando a unos catalanes contra los otros y a los catalanes contra los demás españoles. Arropar al gobierno de la casta dirigente no parece ser la mejor de la alternativas para una izquierda desnortada y que circula por la escena política como el caballero de la triste figura.

[1] Según la define Paul Watzlawick en la teoría de la comunicación humana, el término se utilizaría para indicar aquella situación en la que una persona debe buscar a otra para que con su actuación ratifica su propia forma de ser.

[2] ¿Quién se acuerda ya de los 166 heridos cuando se disolvió el 15M en la Plaza de Cataluña el 27 de marzo del 2011? Claro que entonces eran porras catalanas, que parecen que duelen menos)

Eduardo Luque

Fuente: http://www.elviejotopo.com/

Moviments i lluites

SAHARA. Miles de personas se manifestaron en Madrid para demandar la libertad del pueblo saharaui

Fue ayer. A partir de la 11:00 horas la marcha salió de la estación de Atocha para continuar su recorrido hasta la Puerta del Sol. Se demandó una “justa paz” para el Sahara Occidental y una intervención por parte de las instituciones internacionales.

Las cerca de setecientas personas que se manifestaron pidieron la libertad del pueblo saharaui y mostraron su repulsa al Rey Mohamed VI, así como al Gobierno español que, teniendo una enorme responsabilidad histórica, no mueve ni un solo dedo para impedir la ocupación ilegal del territorio saharaui por parte de Marruecos.

La última colonia de África, exige que se celebre de una vez por todas el referéndum de autodeterminación acordado hace años en la ONU.

Leer más...

Política i Memoria

El socialismo en la obra y la vida del Che

Las diversas biografías de que disponemos sobre Ernesto Che Guevara se han caracterizado por subestimar el estudio de su pensamiento a pesar de tratarse de una de las figuras históricas en quien la consecuencia entre sus ideas y su conducta se nos manifiesta con mayor fuerza. Se hace de notar la falta de una biografía intelectual que dé cuenta de la formación y evolución de sus ideas en los distintos contextos de su azarosa existencia y como parte inseparable de su extraordinaria personalidad.

Precisamente, un rasgo señalado por todos sus biógrafos ha sido su fuerte vocación intelectual, que finalmente se plasmaría en una brillante reflexión sobre la práctica y la teoría revolucionaria.

Leer más...

Internacional

Francisco Louça: “En Portugal el salario mínimo se ha subido un 20% y ha creado empleo”

El político y economista portugués Francisco Louça coordinó el Bloco Esquerra durante siete años. Ahora se encuentra en una segunda línea política, pero asesora y trabaja junto a partidos de izquierda para labrar estrategias y alternativas a las recetas de austeridad.

Muy crítico con la deriva neoliberal europea y el euro, explica a El Salto las medidas que está tomando Portugal para salir de la crisis contradiciendo las exigencias del FMI. Pero también avisa: "El fin del Quantitative Easing [el plan de compra de activos del Banco Central Europeo] provocará una nueva recesión en Europa".

Leer más...

Agenda

INTERVENCIÓN 1917. EL AÑO QUE SÍ HICIMOS LA REVOLUCIÓN

7, 8, 9, 14, 15, 16 y 17 de noviembre. Virreina LAB y Espai 4
Entrada gratuita. Aforo limitado

Martes 7 de noviembre. 19 h, Virreina LAB
TodoaZen y Konkret
SÓLO LA REVOLUCIÓN ES REVOLUCIONARIA (teatro)

Recreación libre de la noche anterior a la insurrección armada de octubre de 1917 contra el gobierno de Kérenski. Las discusiones entre Lenin, Kaménev, Trotsky, Kollontay, Stalin y otros bolcheviques muestran las tensiones, las dudas y las certezas en torno a una acción que compromete el proyecto de la revolución rusa iniciado en febrero de ese mismo año. El montaje combina las técnicas del teatro dramático y otras formas performativas contemporáneas.

Leer más...

Informació

El factor de sostenibilidad, nuevo engaño fiscal para pensionistas

Las pensiones, las cotizaciones sociales e ingresos fiscales necesarios para cobrarlas deben estar garantizados y no amenazados por comités de sabios que recomienden correcciones para reducir su cuantía. Que es lo previsto para 2019 cuando el factor sostenibilidad recorte las cuantías máximas de las pensiones.

Es evidente que la reciente evolución precaria del empleo en cantidad y calidad con sus correspondientes reformas (estructurales las llamó eufemísticamente el gobierno) castiguen los ingresos por cotizaciones sociales (i). Éstas, recaudadas por agentes activos del mercado de trabajo, asalariados y empresas, sobre todo, financian el sistema de seguridad social de dependencia, el retiro por jubilación, una de las formas de reparto generacional de las pensiones.

Leer más...

Documents

El ciclo político del agua: caudales turbulentos

El curso del agua es un indicador de buena parte de las patologías de la vida política. Llama la atención la preocupación que la corrupción suscita en las encuestas y la falta de una respuesta proporcional a ella. Tres elementos ayudan a explicar esta esquizofrenia. El primero es la insuficiente respuesta institucional, en parte porque la misma corrupción no recibe el tratamiento que merece en el Código Penal, donde los delitos de cuello blanco son habitualmente low cost. El segundo remite al paradigma económico vigente: la corrupción es virtualmente un efecto colateral de la trinidad neoliberal (desregulación, liberalización, privatización), como el too big to fail o la desigualdad. Por último, la corrupción es percibida generalmente como un delito sin víctimas; la externalización resulta tan exitosa que ni siquiera los perjudicados perciben cabalmente los costes,

Leer más...