¡Trabajadores!

A vosotros dedico una obra en la que he intentado describir a mis compatriotas alemanes un cuadro fiel de vuestras condiciones de vida, de vuestras penas y de vuestras luchas, de vuestras esperanzas y de vuestras perspectivas. He vivido bastante tiempo entre vosotros, de modo que estoy bien informado de vuestras condiciones de vida; he prestado la mayor atención a fin de conocerlas bien; he estudiado los diferentes documentos, oficiales y no oficiales, que me ha sido posible obtener; este procedimiento no me ha satisfecho enteramente;

En diuen “la Ceguera”. És un conjunt de quatre moderns edificis situat al sud-oest de l’Havana (Cuba), concretament en el verd i boscós municipi de Marianao. No lluny de la mundialment coneguda sala d’espectacles Tropicana i del que va ser col·legi jesuïta de Betlem (1), on va cursar els seus estudis secundaris Fidel Castro. Oficialment es diu Institut Cubà d’Oftalmologia Ramon Pando Ferrer (2) i aquí (3) és on es va inventar, el 9 de juliol de 2004, a iniciativa de Fidel i d’Hugo Chávez, la famosa “Operación Milagro” que li ha tornat la vista a milions de persones cegues i sense recursos no només a Cuba i Veneçuela sinó a desenes de països d’Amèrica Llatina i del món.

L’hospital existia, en forma embrionària (4), abans de la revolució cubana. Es deia “La Liga contra la Ceguera” (d’aquí el nom amb el qual encara se’l coneix popularment) i havia estat fundat el 1956 per un grup d’oftalmòlegs humanitaris, finançat per un patronat de beneficència a força de donacions voluntàries de la població.

El Manifiesto Comunista fue publicado en 1848 y en él Marx y Engels sentaron las bases de lo que se llamará izquierda (socialdemócrata, socialista, comunista): la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases. Oprimidos y opresores. Los proletarios, los pobres del mundo, tenían una guía y una obligación: unirse (“proletarios de todos los países, uníos”).

Décadas atrás, en 1784, había aparecido, en tierras germanas, la más conocida obra del filósofo alemán Johann Gottfried Herder, Ideas para la Filosofía de la Historia de la Humanidad, obra que dio forma al embrionario sentimiento nacional alemán. Herder consideraba que lo alemán era diferente de lo francés, pero no por ello menos digno de respeto.

“Los revolucionarios no puede prescindir ni de la insurrección –como hipótesis extraordinaria de antagonismo y de ruptura–, ni de la batalla hegemónica que se libra cotidianamente en las trincheras de la resistencia”

Massimo Modenesi, estudioso de Gramsci , profesor de la UNAM ( México)

A 100 años de la revolución bolchevique, muchas son las cuestiones que afloran del pasado e interrogan nuestro presente.

Una de ellas, posiblemente la que más inquietó a los revolucionarios del siglo XX y que sigue rondando entre nosotros,

Intervención en 80 Aniversario del II Congreso de Escritores en Defensa de la Cultura. La Habana, 10 y 11 de julio de 2017

Antes que nada quiero agradecer a la Fundación Nicolás Guillén, a la Unión de Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y al ministerio de Cultura de Cuba su invitación a este Congreso y felicitar por su celebración. Igualmente agradezco la colaboración de la embajada de España en La Habana y la presencia del embajador y su agregado cultural. Ojalá esto suponga un mayor compromiso del gobierno de España con la memoria histórica de nuestro país y la justicia con nuestro pasado.

El conjunto de fenómenos político-sociales que vivimos desde hace ocho años en España aparece habitualmente ante nosotros como una sucesión hechos puntuales desencarnados del proceso histórico y de la totalidad concreta en que se inscriben. Respondemos a ellos de manera puntual, situados en un cronograma que no es el nuestro, desde la respuesta puntual y desde la navegación de cabotaje.