Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este viernes que al menos 66 de los casi 200 detenidos a causa de las revueltas del Rif, en el norte de Marruecos, denunciaron que fueron sometidos durante su detención a la tortura y a otros tipos de maltrato.

En un comunicado, AI insta a las autoridades marroquíes a realizar una investigación "imparcial, independiente y neutra" sobre esas denuncias y a anular las confesiones de los detenidos que fueron conseguidas mediante de la tortura.

"Estos manifestantes salieron a la calle para exigir justicia social y mejores servicios, pero fueron torturados y tratados con todo tipo de maltrato, como palizas, amenazas de violación, insultos y otras formas de maltrato",

Los cortes de electricidad en Gaza alcanzan a diario de 12 a 16 horas y el desempleo afecta a cuatro de cada 10 palestinos.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) manifestó su "profunda preocupación" por el constante deterioro de las condiciones humanitarias, la falta de protección a los derechos humanos y la crisis eléctrica en la Franja de Gaza.

"Israel, Palestina y las autoridades en Gaza no cumplen sus obligaciones de promover y proteger los derechos de los residentes" en la Franja, expresó la vocera del organismo de la ONU Ravina Shamdasani durante una rueda de prensa que se realiza bisemanal.

Campesinos sitian la capital

Hace un mes miles de campesinos tienen casi sitiada la capital reclamando un subsidio por la pérdida de sus cultivos y deudas con la banca privada y pública. El Congreso se expidió favorablemente, pero el presidente Cartes vetó la ley argumentando la posibilidad de un descalabro en la economía.

Los desclasados reaccionan

Acicateados por la prensa comercial las personas que diariamente ingresan a la ciudad están encolerizados y acusan de “haraganes” a los campesinos movilizados por generar caos en el tránsito. Los que más protestan son los funcionarios públicos, una casta privilegiada, heredera de la dictadura de Stroessner,

Sigue el conteo de líderes sociales asesinados en Colombia. Mientras el presidente Santos parece más preocupado en arremeter contra Venezuela que en solucionar los gravísimos problemas que tienen sus gobernados, el país suramericano contabiliza ya y en lo que va de año la friolera cantidad de 51 líderes y lideresas asesinadas. En esta ocasión se trata de Idaly Castillo Narváez, una líder comunal del municipio de Rosas, Cauca.

La secretaria de la Mujer de la región, Rocío Cuenca, informó que Idaly “fue torturada, abusada sexualmente y, posteriormente, asesinada. Y añadió que “consideramos que, ante este tipo de hecho, es necesario que se adelanten investigaciones muy pertinentes para dar muy rápidamente con quien cometió el hecho”.

La región marroquí del Rif mantiene el pulso de las protestas contra el Gobierno que comenzaron el pasado octubre. Y todo apunta a que la movilización va a aumentar después de que la represión policial contra el movimiento Al Hirak ─convocante de las protestas─ se haya cobrado su primera víctima mortal.

El miércoles por la tarde miles de personas acompañaban en Alhucemas al féretro de Imad Attabi, un joven rifeño de 24 años que permanecía en coma, en estado de muerte cerebral, desde el pasado 20 de julio, cuando fue herido de gravedad en la cabeza durante las cargas policiales contra los manifestantes en esa misma ciudad. Aquella manifestación, expresamente prohibida por el régimen alauí, se saldó además con otros 

Movimientos sociales y descontentos de a pie con las medidas implementadas por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri, colmaron la mítica Plaza de Mayo en el día de San Cayetano con el fin de hacer visible el malestar que los medios hegemónicos se empeñan en ocultar. Bajo la consigna “Pan, Paz, Tierra, Techo y Trabajo”, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) le exigieron al Gobierno nacional la sanción de una ley de emergencia alimentaria para paliar la crisis que estalló con la llegada de Macri al poder. “El problema no son los trabajadores que quedan desempleados, sino que este gobierno los lleva a la marginalidad y de ahí es muy difícil salir”, explicó Esteban Castro, representante de la CTEP.