El pasado martes día 12 de Septiembre la CGT el histórico sindicato francés junto con la FSU de la enseñanza y diversos sectores sindicales y secciones sindicales de otros sindicatos, convocaba la primera huelga general contra las políticas neoliberales del recientemente elegido presidente de Francia, Macron.

Algunos desde el socialismo obrero y transformador, llevamos tiempo advirtiendo y escribiendo que el candidato del sistema, de la banca y de los poderosos era Macron. Era, el candidato neoliberal y más a la derecha. Esto a pesar de la publicidad de los medios e incluso de sectores traidores del PSF que afirmaban era el candidato progresista

y socialdemócrata. Incluso el grupo PRISA y Susana Díaz y sus afines lo afirmaban en España.

En el momento que Macron ha comenzado a gobernar se ha quitado la careta, si es que algún día la llevo y con escasos meses de mandato ya comienza a cosechar impopularidad. Lo dijimos. Pero lo importante, no era que desde la pluma se advirtiera, sino que la protesta se manifestara. Para eso están los sindicatos y la CGT el mayor sindicato francés, no ha fallado.

Macron está imponiendo a marchas forzadas políticas de austeridad –más bien remachando y profundizando las que Valls (el primer ministro neoliberal de Hollande comenzará) y la primera y más dura ha sido iniciar la reforma laboral.

Macron y la derecha neoliberal francesas que él representa, desean imponer una “reforma laboral” como la del PP de Rajoy ¡¡En Francia!! Compañeros franceses nos aclaraban hace poco que era según el modelo Rajoy; que era copiada de la española.

Esto comienza a desatar la resistencia. Mélenchon y Hamond se han posicionado ya en contra de la reforma laboral y el movimiento de Hamond ha convocado igualmente la huelga. El de Mélanchon ha convocado una marcha en Paris.

Otros sindicatos como CFDT o CGT-FO han mantenido una posición más fría, si bien federaciones de los mismos, se han unido a la huelga que he tenido especial incidencia en sectores de la enseñanza y los transportes, incluido el aéreo y muchas industrias. El 12, día de la huelga general, hubieron más de ciento sesenta manifestaciones en toda Francia, la más importante en Paris y en la que no faltaron provocaciones al objeto de empañar la lucha obrera.

Todo esto, nos confirma la necesidad de unir fuerzas en toda Europa y fuera de Europa (América, África), al objeto de construir una unidad contra la austeridad e impulsar a tal efecto reuniones internacionales con propuestas de acción concretas al objeto de denunciar y acabar con la austeridad. De forma no sectaria e inclusiva pero sostenida, todas y todos contra la austeridad y quien la impulsa, el FMI, la Troika, la UE los EE.UU y la OTAN que cada vez se está convirtiendo en un instrumento más de intervención política.

Es por eso que socialistas de izquierda, laboristas y sindicalistas de clase debemos comenzar a entender que la lucha contra la austeridad ya no puede ser solo nacional y que las instituciones de coordinación sindical y socialdemócrata o de la izquierda, se han burocratizado y no luchan de forma eficaz, por eso hay que comenzar a trabajar ya en conferencias no cansadas, ni resignadas.

Los Macron de Europa y del mundo, no son la solución, la clase trabajadora francesa está demostrando que son el problema. 

Carlos Martínez

Fuente: http://www.nuevatribuna.es/