Comunicado de la Campaña #NOALTTIP sobre la aplicación definitiva del CETA en el Estado español

29/10/2017
El pasado viernes 27 de octubre, después de aprobar la aplicación del artículo 155 contra Cataluña, el Senado español ha ratificado el acuerdo comercial y de inversión con Canadá, conocido como CETA. Esta ratificación da el espaldarazo definitivo a la aprobación de este tratado por parte del estado, después del voto favorable en el Congreso de los Diputados del pasado 29 de junio. Como en aquella ocasión los votos favorables han correspondido a PP, C’s, y PNV, absteniéndose el PSOE y votando en contra Unidos Podemos-En Comú-Podem y En Marea, así como EH-Bildu. ERC se ausentó de la votación así como 3 de los 4 senadores del PdCAT.

Esta ratificación era algo esperado ya que las postura tanto del PP como la de C’s –así como del PNV y del PdCAT- es de total apoyo a unos acuerdos puestos en duda por multitud de organizaciones sociales, ciudadanas y de consumidores de Europa por sus consecuencias negativas sobre la mayoría de la población. La posición calculadamente ambigua del PSOE no ha hecho más, tanto en junio como ahora en octubre, que refrendar indirectamente lo que aquellos apoyaban.

El CETA tiene aún un largo trayecto para su aprobación definitiva por el conjunto de los países europeos, que deben ratificarlo en sus parlamentos estatales, para que sea formalmente aceptado. Hasta el momento, además de España, lo han hecho Estonia, Letonia, Malta, República Checa, Dinamarca y Portugal. No obstante, de forma poco comprensible al no estar aún aprobado mayoritariamente, el CETA se está aplicando de forma provisional desde el 21 de septiembre, teniendo en cuenta además que se está pendiente de un dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea para conocer si este tratado es compatible con el derecho comunitario.

Desde la Campaña No al TTIP queremos expresar nuevamente nuestro rechazo tanto a la ratificación de este tratado por parte del Senado español como a su aplicación provisional. Asimismo alertamos a la ciudadanía de que este tratado no es algo puntual negociado por la Unión Europea sino que forma parte de unas políticas comerciales neoliberales de largo alcance que pretenden poner por encima de los derechos sociales, laborales, culturales y ambientales las inversiones de grandes grupos financieros y de las grandes corporaciones globales. Como muestra de ello denunciamos que actualmente la UE está negociando, como de costumbre sin información de sus contenidos, nuevos acuerdos con Mercosur, Japón, países de la ASEAN, Australia, Nueva Zelanda, varios países del África Occidental, Central, Oriental y Meridional, países del Foro del Caribe y países del Pacífico, así como actualizando otros acuerdos existentes como el de México o Túnez. En todas estas negociaciones el modelo a seguir es el del CETA.

No hemos de olvidar tampoco alertar de la amenaza del TTIP, que no debe descartarse, y el terrible TiSA, el acuerdo que puede desmantelar definitivamente los servicios públicos, actualmente en negociación entre 50 países de la OCDE.

Por último queremos también denunciar los intentos por crear desde las grandes corporaciones un Tribunal Multilaterales de Inversiones (TMI), que aseguraría, en caso de que los polémicos mecanismos de solución de controversias entre inversores y estados (ISDS e ICS), quedaran suspendidos o limitados en las negociaciones o aprobaciones definitivas de los tratados.

En cambio, queremos manifestar nuestra solidaridad y apoyo a las diferentes luchas y estrategias organizadas a nivel global para frenar la impunidad de las transnacionales a través de iniciativas como el Tratado Internacional de los Pueblos o el Tratado Vinculante de las Naciones Unidas para las Empresas transnacionales y otras empresas en materia de respeto de los Derechos Humanos.

Fuente: http://www.noalttip.org/