L'Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica (ARMH) ha presentat una iniciativa al Congrés perquè la Fundació Nacional Francisco Franco (FNFF) sigui il·legalitzada per vulnerar els drets humans i difondre el llegat d'un dictador.

El representant de l'ARMH Bonifacio Sánchez, que ha presentat el text al registre del Congrés, ha demanat als grups parlamentaris que facin seva la iniciativa perquè pugui ser aprovada en les Corts Generals.

La Fundació Nacional Francisco Franco va néixer el 1976, un any després de la mort del dictador, per tal de difondre la seva memòria i obra.

El pas donat per l'Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica té lloc

En el 78 aniversario del fusilamiento de las 13 rosas y 43 claveles a manos del fascismo, el Partido comunista de España y la Unión de Juventudes Comunistas de España (PCE Y UJCE) herederas de la JSU (Juventud Socialista Unificada) realizan un acto homenaje.

El acto tendrá lugar el próximo sábado 5 de Agosto en el Cementerio de la Almudena en la puerta de O´donell, antigua tapia del cementerio del este lugar donde fueron fusiladas.

En la madrugada del 5 de agosto de 1939, una saca estremecía la cárcel de ventas, las jóvenes, cuyo único delito había sido pertenecer a la JSU y al PCE en su mayoría y luchar por sus ideales de justicia y libertad; eran conducidas a un camión para llegar a la tapia del cementerio del este  y ser fusiladas.

Millán Astray sale del cuartel general de Franco en 1936

La diversidad de experiencias políticas y culturales que convergieron en el 18 de julio no resta a esta fecha su carácter unitario, como precipitante y aglutinador de un fascismo tan heterogéneo y funcional como el que se desarrolló en las experiencias similares del continente. La guerra civil fue el proceso constituyente del fascismo español en un sentido fundamental: la asunción de un marco de violencia generalizada que no se destinaba solo a la represión de los adversarios, sino a la construcción de una comunidad nacional definida por la exclusión radical de los vencidos, tanto en sus personas concretas como en lo que su experiencia política individual y colectiva representaban.

El conglomerado ideológico cohesionado por el pegamento de intereses económicos y dominio que se alinea alrededor de la Derecha española nos demuestra -día sí y al otro también- que a nuestra “lucha de clases” contrapone el “odio de clase”. Basta con ver sus caras abucheando a Carmena, la bilis que escupen por el colmillo para insultar a Unidos Podemos o la sarta de mentiras pergeñada alrededor del golpista venezolano Leopoldo López, padrino de las guarimbas que tanta muerte y dolor han causado en la República Bolivariana, para constatar hasta qué grado de irracionalidad llegan en la defensa de sus privilegios.

En estos meses veraniegos la violencia verbal del Conservadurismo hispano (también ocurre a escala mundial) sigue creciendo y el laxo barniz de constitucionalistas demócratas que se dieron a su pesar en los años setenta ya no tapa la compulsión totalitaria.

"Socialismo o barbarie". Aunque los considerase antagónicos, en la vida de Rosa Luxemburgo (1871-1919) ambos conceptos fueron de la mano. Ella soñó con la revolución hasta que los freikorps le volaron la cabeza y lanzaron su cuerpo por el Canal Landwehr de Berlín. Luxemburgo nació en la Polonia rusa cuando aún se escuchaban los ecos de la Comuna de París y fue asesinada 48 años más tarde por proclamar la lucha obrera, el sufragio universal y una alternativa al "parásito" sistema capitalista.

Su figura ha estado unida cien años al imaginario de la revolución, pero aún hay mucha gente que desconoce la audacia de esta mujer excepcional. El libro La rosa roja se ha propuesto recuperar a la Rosa teórica, socialista y anticapitalista, pero también a la que amó a escondidas, la que sufrió violencia machista y la que, con sus contradicciones, quería libres a las mujeres de cualquier clase social.

Este año que se cumple el centenario de la Revolución Soviética bien vale recordar algunas cuestiones que han sido vitales para nuestras sociedades capitalistas desde entonces.LaRevolución Soviética realizó la más rápida y profunda incorporación de derechos colectivos a las grandes masas de población que ha conocido la historia; masas que hasta entonces habían permanecido en estado de semi-vasallaje. Además de ello fue un elemento decisivo en la obtención de independencias y logros sociales y políticos para muchos pueblos de la tierra, permitiendo una correlación de fuerzas que posibilitó una generalizada redistribución de la riqueza y de garantías sociales en el mundo. Entre otras conquistas a agradecerle está la consecución del “Estado de Bienestar” en las formaciones del capitalismo europeo.