Últimament s'han fet manifestacions on el lema era "Jo no tinc por", i jo haig de dir que sí que tinc por, tinc por per moltes coses i des de fa molts anys, segurament se'm quedaran pel camí alguns dels motius.

Vaig tenir por d'una transició feta a la mesura d'uns pocs i els que movien els fils ho feien des d'instàncies que en realitat no els corresponia.

Vaig tenir i tinc por, per al “No però Sí” de l'entrada a l'OTAN a la qual ens va portar un partit que es deia d'esquerres, efectivament esquerra, però l'esquerra que interessa al sistema i que ens ha portat a tenir una despesa descomunal en uns exercicis militars però sobretot en armes, que ens han servit per involucrar-nos en guerres no desitjades pel poble.

Vaig tenir por quan vam entrar en la UE, entrant en un sistema que ens va començar a marcar les pautes econòmiques i socials del nostre país.

 

Hoy existen dos problemas graves en España, que están relacionados pero en situación distinta a lo que se creen muchas voces, incluyendo de izquierdas.

Uno es el problema social, que es el mayor y más urgente, pues la calidad de vida y bienestar de las clases populares se ha estado deteriorando de una manera muy marcada durante estos años de la Gran Recesión (ver “El nuevo régimen social de España”, Público. 21.06.17; “El mayor problema que tiene hoy Catalunya del cual no se habla: la crisis social”, Público, 30.06.17; y “¿Qué pasa en Catalunya? Lo que no se dice en los medios ni en Catalunya ni en España”, Público, 11.09.17).

Tal problema debería ser motivo de movilización y respuesta prioritaria por parte de las izquierdas, pues históricamente han sido los instrumentos políticos creados para defender sus intereses.

NO AL REFERÉNDUM TRAMPA   -   NO IREMOS A VOTAR

 No vamos a hacer el juego a la propuesta “binariadel 1-O que servirá para favorecer y legitimar a los que han desarrollado políticas antipopulares, ejercidas tanto desde el estado español como desde la Cataluña del 3%, recortes en sanidad, recortes en educación, privatizaciones de lo público, reforma laboral, salarios y trabajos precarios, vaciamiento del fondo público de Pensiones, decenas de miles de millones del erario público para “ayudar” a los Bancos que nos roban cada día con sus engaños y sus comisiones.  Leyes represivas.  Corrupción estructural.

En los primeros días de septiembre de 1867, hace ahora 150 años, se publicó el primer volumen de El Capital, la que es para muchos la obra cumbre de Karl Marx (1818-1883). Fue en una modesta tirada de mil ejemplares, pero a pesar de ello contribuyó decisivamente a transformar la forma en la que personas de todo el mundo veían nuestras sociedades.

La idea original de Marx consistía en escribir un conjunto de seis libros, dedicados cada uno de ellos a los siguientes temas: el capital, la propiedad de la tierra, el trabajo asalariado, el Estado, el comercio exterior y el mercado mundial. Sin embargo, la pobreza y las enfermedades (su vida estuvo marcada por los exilios políticos y las carencias materiales y de salud) le retrasaron de tal modo que acabó optando por un proyecto editorial de tres volúmenes.


Quienes tuvimos la fortuna de conocerte y el honor de estar a tu lado en defensa de la libertad, de la democracia real, de la justicia, de la igualdad, la fraternidad y solidaridad, estamos conmocionados. Abrazamos a su familia, amistades y en especial a Carmen Murias, su compañera de toda la vida, con la que compartió ideas, luchas y esperanzas. Una gran mujer, feminista ejemplar.

En estos momentos nuestras mentes repasan la historia común, las vivencias personales, con el deseo de mantener viva la memoria de una gran amistad.

Conocimos a Antonio en plena Dictadura de Franco. Hijo de una familia de clase trabajadora estudiaba en la Universidad de Barcelona la carrera de ciencias. No dudó en incorporarse a la lucha antifranquista.

QUANTES PERSONES NO ENS SENTIM REPRESENTADES?

NO ES AIXÒ EL QUE VULL

Aquest escrit en un principi havia de sortir a finals de juliol, però a vegades les coses no passen com un havia pensat, durant aquest mes d’agost han succeït uns fets molt lamentables que han fet que em reafirmés en el que ja havia escrit.

Fa temps que m’estic preguntant el que es ser d’esquerres per a la majoria de la gent, ja que per a mi ser d’esquerres és una forma de vida i veig que la meva forma de veure-ho s’allunya cada vegada més del que se m’ofereix com ser d’esquerres. No vull dir que la meva manera de veure-ho sigui la correcta, però es la meva manera.

Per aquest motiu cada vegada m’estic allunyant més dels partits oficialistes que es diuen d’esquerres ja que no m’ofereixen el que jo espero d’una esquerra, tot i que sé que des de fa temps defensar idees d’esquerres es cada vegada més complexa,