La educación no tiene que estar al servicio de la economía, de las empresas o del mundo financiero, la educación tiene que ofrecer herramientas, conocimientos y valores para que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas 

Estamos en tiempos confusos y, en el ámbito educativo, esta confusión puede terminar por exterminar los principios básicos de lo que debía ser la educación pública: un derecho universal, independientemente del lugar de nacimiento, de su estatus económico y cultural, de su sexo, de su religión, de su orientación sexual o de su identidad nacional.

Una educación garantizada por las administraciones en condiciones de igualdad para todo el alumnado. A favor del desarrollo integral de todos los chicos y chicas. Una educación que impartía conocimientos y saberes,

Aquí teniu publicada LA LLEI DE LA RENDA GARANTIDA DE CIUTADANIA.

 

La situación de las personas con menos recursos en Cataluña y, sobre todo, la emergencia social que ha conllevado la crisis económica hicieron aflorar una iniciativa legislativa popular sobre la renta garantizada de ciudadanía para promover una ley que diese Cumplimiento al artículo 24.3 del Estatuto de autonomía de Cataluña. La iniciativa legislativa, que recogió 121.191 firmas, empezó a tramitarse a finales de la X legislatura y ha continuado en la XI, con la reformulación de las enmiendas presentadas por los grupos parlamentarios y los subsiguientes trabajos en la ponencia. Ante las dificultades esgrimidas para resolver algunos aspectos,

   

Hace varias décadas que en España se puso de moda un juego de mesa denominado El Palé. Con la base material de un tablero, unos dados, unas fichas representativas de fincas urbanas, cantidades de dinero y otros bienes inmuebles, los participantes se sumergían en el glamuroso mundo de las finanzas, las operaciones bursátiles y el estímulo de desposeer a los demás de las riquezas y bienes en juego. Y así, de la misma manera que los niños de Moguer jugaban a asustarse tal y como describía Juan Ramón Jiménez, los jugadores del Palé jugaban a creerse, por unos momentos, que formaban parte del poder económico y de su juego de intereses. Todo empezaba y terminaba en el tablero. La realidad cotidiana seguía su curso inmutable.

   También desde hace décadas, la política española se ha instalado en su particular Palé. El tablero, las instituciones.

“¿Por qué razón –se preguntó el señor K– me convertí por un instante en un nacionalista? Porque me topé con un nacionalista” (Bertolt Brecht)

Recientemente, el compañero Pau Llonch, militante de las CUP y miembro del Seminari de Economía Crítica Taifa, ha escrito una misiva pública dirigida a mi persona con objeto de debatir la llamada cuestión catalana. El origen de la disputa pública se encuentra en el posicionamiento público de IU de no participar en el referéndum que tendrá lugar el 1 de Octubre, algo que Pau Llonch considera una «colosal decepción». Procedo a valorar sus argumentos.

En primer lugar, sobre las citas de autoridad. En el marco de la discusión original en redes, Llonch me citó una posición de Lenin sobre el derecho de autodeterminación que, de aceptarse tal cual, pondría de manifiesto que aquellas personas pertenecientes a la escuela marxista tendrían que apoyar los deseos de independencia de cualquier pueblo.

Es el moment de parlar

Quan uns volen imposar el seu pensament a qualsevol preu, sent capaços de dir tot el que se’ls hi passa pel cap encara que sigui distorsionar la veritat i manipulant-la, tenint a de més  la avantatge de que ho poden fet ja que tenen els mitjans de comunicació sota el seu control. Ha arribat el moment de parlar.

Fins ara solament els del meu entorn sabent que no estic d’acord amb la independència, però ha arribat un moment en que tinc d’anar més enllà, perquè es vol fer creure fet que no son veritat.

Diré que com a filla d’històric del PSUC (Anna Sugrañes Boix i Llorens Rivas Sánchez) i sent jo mateixa del PSUC fins a la reconversió del mateix a ICV, hem sento avergonyida de com s’està jugant amb el sentiments de la gent, si els meus pares aixequessin el cap se’n voldrien anar una altra vegada.

La educación no tiene que estar al servicio de la economía, de las empresas o del mundo financiero, la educación tiene que ofrecer herramientas, conocimientos y valores para que todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas .

Estamos en tiempos confusos y, en el ámbito educativo, esta confusión puede terminar por exterminar los principios básicos de lo que debía ser la educación pública: un derecho universal, independientemente del lugar de nacimiento, de su estatus económico y cultural, de su sexo, de su religión, de su orientación sexual o de su identidad nacional.

Una educación garantizada por las administraciones en condiciones de igualdad para todo el alumnado. A favor del desarrollo integral de todos los chicos y chicas. Una educación que impartía conocimientos y saberes, impulsaba valores democráticos y de participación y que dotaba a todo el alumnado de los conceptos fundamentales para entender el mundo y poder criticarlo y mejorarlo.